Qué es y para qué sirve el Modelo 190

Qué es y para qué sirve el Modelo 190

Para muchos empresarios y autónomos las obligaciones fiscales siempre pueden ser un quebradero de cabeza. Además de tener que pagar dinero en muchas de las ocasiones, son muchos los papeles e impresos que debemos rellenar, facturas que debemos controlar y en definitiva, llevar una organización de la empresa al día para evitar problemas con hacienda. Uno de esos impresos es el modelo 190. A continuación veremos de forma breve en qué consiste este modelo y qué cuestiones debemos tener presentes a la hora de rellenarlo y presentarlo en nuestra declaración.

¿Qué es y para quién es el modelo 190?

Antes de conocer las particularidades del modelo 190 daremos una definición breve. Y es que el modelo 190 es la declaración anual de las retenciones del IRPF. Teniendo claro esto veremos más en profundidad en qué consiste este modelo. Si estás familiarizado con las obligaciones fiscales, es posible que sepas que existe el modelo 111, con el cual pagamos, en el caso de salir positivo, la cantidad practicada en nóminas y facturas en cuanto a las retenciones del IRPF. Dicho así podemos pensar que ambos modelos son los mismos, pero en verdad no lo son, ya que el modelo190 es el resumen anual del modelo 111. Y esto es muy importante ya que nos da dos claves.

Lo primero que nos dice es que el modelo 190 está destinado a aquellos que tienen la obligación de rellenar el modelo 111.

La segunda cuestión es que es de carácter anual, y se presentará entre el 1 y 20 de enero del año siguiente. Por lo tanto podemos decir que el modelo 190 es una recopilación del modelo 111 practicado cada trimestre, con el objetivo de hacer un resumen además de poder modificar errores cometidos en el modelo trimestral.

Claves del modelo 190

Como en todos los impresos y modelos que debemos presentar a la agencia tributaria, son bastantes los datos que debemos rellenar. Para empezar daremos los datos identificativos nuestros. Pero una de las particularidades de este modelo es que tenemos que presentar los datos de aquellos sobre quienes hemos practicado las retenciones, esto no debería ser demasiado complicado puesto que lo hemos ido realizando a lo largo del año con el modelo 111, por ello es recomendable que a lo largo del trimestre tengamos todos los papeles en orden. Por otra parte, el modelo 190 puede servirnos para enmendar errores. Y es que, la declaración sustitutiva o complementaria, nos permitirá modificar o cambiar los datos o las declaraciones realizadas en el modelo 111 donde hayamos cometido errores.

Gestionar el modelo 190

Conociendo estas cuestiones esenciales, seguramente seamos capaces de rellenar el modelo 190 si nos fijamos bien. Aun así en todos los formularios existen particularidades, como en el caso de Ceuta y Melilla en el modelo 190, que pueden hacernos cometer errores, lo que nos lleva a problemas con hacienda y pagos con intereses. Por ello es muy recomendable minimizar los riesgos mediante al implantación y aprovechamientos de sistemas de gestión integral que nos permitan integrar los diversos departamentos, y por supuesto, facilitar las repercusiones que todos los hechos contables tienen a efectos de responsabilidades con hacienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por comentar en nuestra publicación. Recuerda que todos los comentarios están moderados de acuerdo a nuestra política de comentarios.

Ir arriba